SÉ QUIÉN ERES (I) – Narcisismo patológico.

Los que me seguís sabéis que este espacio es un espacio de luz o, al menos, pretende serlo. Con esta idea nació y así va a ser siempre. Por ese motivo he meditado mucho antes de escribir esta entrada, lo he pensado detenidamente antes de hacerlo pero ya no hay marcha atrás: hoy toca hablar de OSCURIDAD. Es necesario.

Antes de nada he de advertir que utilizo el masculino como género no marcado pero, obviamente, tenéis que entender que este post va dirigido tanto a hombres como a mujeres, todos somos uno. Vamos allá.

Es posible que a lo largo de tu vida o incluso actualmente, estés viviendo una situación igual a la que voy a describir ahora, quizás hayas sentido que estabas perdiendo la razón o te hayas visto sumido en la mayor de las tristezas, no te preocupes, no eres el único, no estás solo y, lo mejor de todo, tiene solución.
Vamos a intentar describir el problema para que lo identifiques y después hablaremos de los mecanismos de defensa que has de utilizar para arreglarlo.

Stare it down & keep walking. The Forest. by Vishnu M Nair, via Behance:

Quizás hace unos años o unos meses conociste a alguien y los acontecimientos que has vivido se han ido desarrollando más o menos así:

Primera fase: El bombardeo amoroso.

De repente has conocido a alguien que te hace sentir la persona más maravillosa del planeta. Eres un ser humano extraordinario y el otro es tu alma gemela. Te escucha, te entiende, te manda mensajes a cada rato, te llama cada cinco minutos diciéndote que te extraña, te envía canciones, fotos con frases inspiradoras…La pareja perfecta. Cuando habláis de sus ex resultan haber sido todas personas malas, dañinas e incluso un poco “locas”. ¡Pobre, qué mala suerte ha tenido en la vida!

En pocos días o semanas te propone iros a vivir juntos o casaros, construir una vida en común. Lo vuestro es tan especial y único que hay que sellarlo cuanto antes. Lo curioso es que en tu cerebro se han encendido pequeñas señales de alarma que intentan avisarte de que algo no va bien, hay algo raro en tanta pasión repentina, todo sucede como a cámara rápida.
Aunque hayas percibido algo a nivel subconsciente lo normal es que lo pases por alto. Seguramente estabas viviendo un momento difícil cuando conociste a tu nueva pareja y esta relación te ha servido como un bálsamo para curar tus heridas, así que, te dejas llevar y te metes de lleno en la historia.

Read more

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Astenia primaveral

¿Habéis oído esta palabrita, supongo? Se pone muy de moda en cierta época del año, los medios la utilizan continuamente hasta que la sustituyen por otra que puede ser La feria de abril en abril, el fin de curso en junio o la ola de calor en julio.

Traducido a lenguaje de la calle sería algo así como: ¡no puedo con la vida!

Yo no sé si a vosotros os pasa o soy solo yo la que está agotada, cansada, extenuada y hasta las narices de todo en general.

Si soy solo yo a la que le ocurre esto, podéis darle a la crucecita que tenéis arriba a la derecha y seguir haciendo series de sentadillas hasta que perdáis el conocimiento. Me alegra saber que todavía queda por ahí gente activa e impetuosa.

Pero si alguno de vosotros se encuentra en esta situación de hastío vital, os recomiendo que os quedéis petardeando por aquí (total no vais a hacer nada de lo que tenéis pendiente para hoy).

Quería escribir una entrada útil y perfecta, una entrada que resuma en menos de mil palabras cómo salir de esta fase de cansancio infinito por la que algunos humanos imperfectos pasamos durante estos meses del año. Pero no tengo muy claro si lo voy a conseguir. Estoy agotada.

Hablando desde mi yoiedad (al fin y al cabo soy la persona con la que más tiempo paso), puedo decir que los síntomas de esta misteriosa enfermedad estacional, en mi caso, se manifiestan desde hace muchos años.

Cuando era una adolescente me salían unos granos horrorosos en las piernas que por la noche bajo las mantas, picaban como demonios. Hubo otro año en el que me desperté por lo menos dos veces con la cara como el mapamundi, llena de ronchas y con los ojos hinchados como un sapo. Un auténtico monstruo.

Después la cosa se transformó en una especie de alergia en general a todo y en particular a nada. Sí, me he hecho las pruebas. No, no tengo alergia. Pero me gustaría que me vierais ahora mismo, las diez de la mañana y un paquete de pañuelos gastados ya.

Y por supuesto y por encima de todos los demás, el síntoma definitivo: la sensación de ascazo vital constante y un cansancio semejante al que sentí cuando volví de viaje de estudios de en octavo de EGB; con la diferencia importante de que ese se me pasó durmiendo 16 horas seguidas, y este de ahora me está vacilando mucho.

Como no me gusta demasiado ser catastrofista, y además después de tantos años podríamos decir que tengo callo en este asunto; he decidido hacer una serie de cosas (lo decidí ayer, concretamente), que espero me sirvan a mí, y también a vosotros para superar el bachecillo-socavón estacional.

astenia

Imagen Vía Pinterest

Allá vamos.

Consejillos simples para superar la astenia primaveral:

• Vístete con colores claros. Destierra el negro de tu armario. Quizás hayas oído que el negro es elegante, no es cierto: pareces un enterrador. Usa colores alegres y te alegrarás, te lo aseguro.

•Aprovecha para ordenar un poco tu casa. Ya sé que no tienes ganas y que estás cansado, ¿hablamos de astenia, te acuerdas? Pues precisamente por eso. Aunque te cueste horrores, saca tiempo para limpiar, ordenar y sobre todo tirar todas las cosas inservibles que acumulas. Te sentirás mejor y tendrás la sensación de que entras en una época nueva.

Pasa por chapa y pintura. Es decir, arréglate esas cejas, fuera pelos en las piernas, pasa por la peluquería y actualiza un poco tu corte de pelo. Verte guapo/a te hará sentir mejor.

•Mueve el culo. Ya sabemos que estás hecho un auténtico gandul y que tienes que pedir permiso a una pierna para mover la otra. Lo sabemos y nos da igual. Ponte un calzado cómodo y camina. Si es al sol, mejor que mejor. Te recargarás de vitaminas y saldrás de la cueva en la que estás hibernando.

• Por una vez en tu vida sal de tu zona de confort y apúntate a clase de cuencos tibetanos o de kizomba, o de pesca con mosca. Lo que sea que te haga cambiar un poco tus rutinas y conocer a gente con tus mismos intereses.

• Para terminar, lo más importante. Tranquilo, todo esto pasará. Antes o después regresarán las ganas de vivir y volverás a sentir algún interés por algo que no sea el mando de la tele y el bote de Nutella. Todo pasa, te lo aseguro. De aquí a un par de semanas estás dándolo todo en el gimnasio preparándote para la operación bikini. Ya lo verás.

Y vosotros qué, ¿estáis hechos unos perracos estos días?, ¿cómo superáis la dichosa astenia?

Espero vuestros sabios consejos.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

20 razones para no colgarse de un pino

Seguro que a lo largo de tu vida has sufrido alguna época especialmente chunga, alguno de esos momentos en los que se pierden las ganas de vivir y la que todo se veo negro azabache.

No sé cómo gestionarías esos momentos pasados, pero a partir de ahora, cuando te sientas realmente jodido, recuerda alguna de estas razones para no acabar al final de una cuerda.

1) Esta película:

levos

El Nota es un héroe, es mi ídolo total y John Goodman se sale, simplemente. Por cierto, ya no es un gordito feliz, lo digo más que nada por si lo encontráis por la calle y no lo reconocéis.

Read more

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

El anti tú

Quizá tengas la suerte de ser una persona con una autoestima de acero, una persona de esas que se encuentra a gusto dentro de su piel la mayor parte del tiempo, alguien que, en definitiva, ha nacido para triunfar.

Pero a lo mejor no.

A lo mejor te pasa como a la mayoría de los mortales y te encuentras la mayor parte de tu tiempo poseído por lo que podríamos decir que es el anti tú.

El anti tú –algunos prefieren llamarle ego-, por si no lo sabías, es una especie de ente invisible que vive dentro de tu cabeza y que disfruta poniéndote sistemáticamente la zancadilla. Podríamos decir que es un cabroncete que se aburre y que no tiene nada mejor que hacer que fastidiarte porque cree que eres débil.

Te diré una cosa, no lo eres.

O por lo menos no tanto como crees.

Read more

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Gestionando el tiempo

¿Te pasas la vida corriendo de acá para allá como pollo sin cabeza repitiendo constantemente: “no llego, no llego”.
¿Llegas sistemáticamente tarde a todas tus citas e incluso al trabajo?
¿Tienes la impresión constante de que el tiempo vuela y de que llega la noche y no has hecho nada?
¿Apuras hasta el último minuto para presentar el informe que te ha pedido tu jefe o el trabajo que tenías que entregar en clase?

Si tienes alguno de estos problemas, todos juntos e incluso alguno más que no escribo para no aburrir; tienes un problema muy gordo: no sabes gestionar tu tiempo.

Read more

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

10 Claves para ser feliz desde hoy mismo

Hace unos días leí que lo que más habían buscado los españoles en Google durante el 2015 había sido “cómo ser feliz”.

No me sorprendió el objeto de la búsqueda para nada puesto que eso es lo que ha venido haciendo el ser humano desde que forma parte de este planeta, intentar ser feliz; lo que si me resultó curioso es que la gente usara un buscador para encontrar la solución al enigma.

Read more

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

10 cosas que nos salvan

Viendo las cosas tan horrendas que nos rodean últimamente y dado el grado de intoxicación informativa al que estamos sometidos, es cierto que a veces parecería que el mundo es un lugar hostil, lleno de odio y malas vibraciones.

Para esos momentos en los que piensas que emigrar a la luna sería una buena solución, o aquellos en que la vida se te ponga un poco chota, recuerda que por todas estas cosas, vivir merece la pena, y acuérdate también de que todas ellas son creaciones portentosas del espíritu humano:

El final de Blade Runner, ver a Rutger Hauer llorando bajo la lluvia, dándonos una lección magistral sobre lo que es nuestro paso por el mundo y lo insignificantes que podemos llegar a ser.

“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais: Atacar naves en llamas más allá de Orión. He visto Rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo… como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”.

rutger

Annie Hall en particular y Woody Allen en general. Reconozco que siento una predilección especial por él. Aunque no todas sus películas tienen la misma calidad, las de sus primeros años son geniales. No creo que se pueda estar más guapa que Diane Keaton en esta película.

Cualquier cuadro de Frida Kahlo, pero este sobre todos. No creo que se pueda describir mejor lo que la obsesión amorosa puede llegar a ser. El tercer ojo, el ojo de la sabiduría tapado completamente por la figura del amado. Todos los canales que nos conectan con el mundo cerrados completamente, el foco puesto únicamente en una persona y la oscuridad a nuestro alrededor.

Hopper, su visión de la soledad del ser humano en el mundo moderno, el desasosiego de sus figuras a las que observamos sin ser vistos y por las cuales nos sentimos absolutamente cautivados.

Escuchar Nómadas de Franco Battiato una y otra vez, en bucle. Increíble que un hombre de apariencia tan frágil, pueda causar esta impresión en el alma de quien le escucha. Ver una y otra vez su concierto en Bagdad en 1992 y darnos cuenta de cuánto han cambiado las cosas.

Gabriel García Márquez y sus Cien años de soledad, un libro que cambió para siempre la historia de la literatura. Una novela enorme, inmensa en sus posibles lecturas, maravillosa en su construcción de los personajes que no son sino un reflejo del alma humana. Una obra maestra. Macondo somos todos y cada uno de nosotros, en Macondo estamos todos, todos hemos vivido allí.

Six feet under, hay un antes y un después en la vida de cualquiera que haya visto esta serie. No encontraréis fácilmente un retrato más hermoso de lo que es la familia y de lo que significa la muerte. Sus cinco minutos finales son memorables, no recuerdo que nada me haya tocado tanto el corazón.

Mi vecino Totoro, una película de dibujos japoneses donde aparentemente no pasa nada pero que te saca una sonrisa que no desaparece en varios días. Un precioso cuento sobre la amistad dirigida al niño que aún habita en nosotros.

Luces de la ciudad, una película muda, en blanco y negro y de 1931. Una película que es el CINE con mayúsculas, con un grado de perfección al que no llegan ni de lejos las películas que hoy cuestan millones. El amor desinteresado y como la simpleza de una flor nos puede hacer emocionarnos hasta las lágrimas.

Este plato, humilde y sencillo, el mejor de nuestra cocina. No creo que ni uno solo de vosotros se pueda sentir triste después de haberlo degustado, ¿a qué no?

Huevos fritos con patatas al estilo Casa Lucio:

Hay miles, millones de cosas que hemos creado nosotros, cosas infinitamente hermosas que hacen que la vida merezca la pena y que nos demuestran que todavía somos capaces de lo mejor.

¿Con cuáles te quedas tú?

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

De bajas vibraciones, aceptación y salud espiritual

Todos habéis oído hablar de campos vibratorios, de Física cuántica y de energía. Es un tema que se puso muy de moda cuando hace unos años un libro, El secreto, pretendió haber descubierto la fórmula mágica para atraer a tu vida cualquier cosa que desearas.

Tengo que reconocer que yo, como millones de personas, lo leí en su momento y hasta intenté practicar (sin éxito), algunas de sus recomendaciones.

Si para algo me sirvió aquel libro que, a mi modo de ver, mezclaba demasiadas cosas sin orden ni concierto, fue para interesarme por algunas cuestiones que yo no conocía como la metafísica o la Física cuántica.

Esa interés me llevo a otros libros, y esos a su vez me remitieron a otros. De esta forma fui pasando a lo largo de unos tres años por una época de lectura muy intensa, casi feroz diría yo. El objetivo merecía la pena: conocerme mejor y ser feliz.

Poca cosa.

 

stayfr-sh: Believe In Yourself:

Imagen Vía Pinterest

Read more

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

El perejil de todas las salsas

¿Te has parado a pensar alguna vez en lo importante que te crees?, ¿piensas que sin ti tu jefe no podría vivir o tu pareja se moriría de pena?, ¿tienes que salir los fines de semana sí o sí y acudir a actos sociales tengas o no ganas?, ¿publicas constantemente fotos en tus redes sociales contando lo que haces, lo que comes, a dónde vas y con quién?, ¿te apuntas constantemente a cursos, charlas y seminarios?, ¿eres socio del club de senderistas de tu ciudad, desfilas en carnaval y sales de nazareno en Semana Santa?

Si has contestado afirmativamente a varias de estas preguntas, ¡cuidado!, quizás creas que eres muy importante, algo así como el engranaje que hace falta para que el mundo gire o lo que viene siendo el perejil de todas las salsas.

Siento decirte que estás equivocado.

Read more

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Santa paciencia y Ley de Murphy

No tener paciencia es algo bastante común, no poseer esta virtud y que además las cosas se suelan complicar es matemático.

Ejemplo práctico. Estás en el supermercado a las dos menos diez de la tarde, has entrado a comprar tres cosas que te hacían mucha falta y has acabado cogiendo treinta y tres.

Con la cesta hasta arriba (no cogiste carro, para qué si solo eran tres cosas), la barra de pan debajo del brazo, el otro brazo sujetando dos botellas de leche y la bolsa de magdalenas enganchada a los dientes, te colocas en la cola de la caja donde solo hay dos personas. ¡Error!

Se han dado todas las circunstancias posibles para que la cosa se enmarrone: la hora qué es, las prisas, la elección de la cola con menos gente…

Te aseguro que los planetas se van a alinear en tu contra y así, mientras ves como en la fila de al lado, donde había como unas cien personas, la cosa parece ir bastante rápida; en tu lado se ha producido una catástrofe o varias.

Se ha acabado el papel de la cinta registradora, es el primer día del cajero y tiene a un compañero al lado que le está enseñando (me ha pasado), el lector tiene problemas con los códigos de barras, se acaba el cambio, un cliente quiere que le quiten un producto de la cuenta porque el precio no coincide con el que tenía en la oferta, y así hasta el infinito.

Mientras todo esto sucede a tu alrededor, tú te vas poniendo cada vez más nervioso, oleadas de indignación empiezan a sacudirte por dentro y el corazón se te acelera, cuánto más agitado estás más lenta parece ir la cosa.

Finalmente, con los brazos dormidos y a punto de un colapso, consigues pagar tu comprar y salir del super cuarenta y cinco minutos más tarde de lo previsto.

paciencia

Read more

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone