Dones y talentos

Prácticamente todos nacemos con habilidades generales que nos permiten caminar erguidos, comer utilizando los cubiertos o hablar aunque no tengamos nada interesante que decir.

Además, yo estoy convencida de que venimos a este mundo con una serie de dones y talentos, habilidades especiales y únicas de cada uno de nosotros entre las que una destaca sobre todas las demás.

Quizás a menudo te has dicho a ti mismo “es que yo no sirvo para nada o no soy bueno en nada”. Error. Todos servimos para muchas cosas, de hecho para casi todas. Pero lo cierto es que además, todos tenemos alguna cualidad que nos hace completamente diferentes a los demás.

¿Cómo podemos averiguar cuál esa cualidad, ese talento?

 

sabans

Imagen Vía Pinterest

Empieza por pensar en qué es aquello que haces de forma natural, casi inconsciente y que te hace perder la noción del tiempo y te centra en el momento presente. Quizás pintes, cocines, escribas, te encante jugar con niños, leer en voz alta, hacer peinados, coser, tocar música, cantar, hacer cuentas, hacer fotos, organizar fiestas para tus amigos…

Si no lo tienes claro de esta forma haz otra cosa. Pide a tus familiares y amigos más cercanos que escriban en un papel (no hace falta que pongan su nombre) una relación de cosas para las que sirves o en las que destacas especialmente. Algo tipo:

Ana es buenísima en/para:

Si quieres puedes preparar tu mismo las hojitas y repartirlas, dales un fin de semana para que las completen y explica lo importante que es para ti que lo hagan.

Te sorprenderás de la imagen que tienen los demás sobre tus capacidades y te servirá para ver cosas que normalmente no ves y, sobre todo, para dejar de infravalorarte.

Normalmente, a no ser que seas un privilegiado, tu talento y tu profesión no suelen ir unidas y de ahí se derivan muchos de los conflictos emocionales a los que te encuentras sometido.

Uno de los siguientes pasos, una vez tengas claro para qué has venido a este mundo, será decidir si puedes convertir tu don natural en tu medio de vida, o bien si puedes ponerlo al servicio de los demás de forma altruista si eso es lo que te hace feliz.

Lo importante es que lo desarrolles, que no lo dejes morir. Creo que pasar por esta vida sin hacer lo que realmente amas es muy triste. No seas injusto contigo mismo y permítete brillar en aquello para lo que has nacido en lugar de simplemente sobrevivir realizando trabajos que no te llenan.

Yo tengo un ojo especial para saber enseguida en qué destaca una persona, cuál es su talento natural (conmigo misma ya es otra cosa), y no me suelo equivocar.

Tengo una amiga a la que quiero con el alma que es la mejor fotógrafa del  mundo y lo está descubriendo ahora. Un familiar que  podría hacer la competencia a Dani Rovira pero todavía no lo sabe, un amigo que se es capaz de entretener a treinta niños  y que sería feliz seguro trabajando como monitor o profe de primaria  y sin embargo se dedica a algo completamente diferente.

Algunas de estas personas son felices haciendo lo que aman, otras sin embargo no son capaces de ver la luz que emanan cuando están inmersos en aquello en lo que destacan.

Me encantaría que esta entrada te sirviera para reflexionar y te ayudara a encontrar tu camino. Si miras dentro de tu corazón sabrás enseguida para qué estás aquí, por qué el universo, o Dios si eres creyente, se tomó tantas molestias para hacer un ser humano completo a partir de una célula.

¿Te atreves?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

2 thoughts on “Dones y talentos

    1. Muy cierta. El problema suele ser que tenemos más miedo de demostrar lo qué realmente somos capaces de hacer porque, y esto es una opinión propia, eso supone exponernos ante los demás.

      Afortunadamente todavía hay personas que se atreven a enseñarnos a mostrarnos su luz.

      ¡Un abrazo Jerby!

Deja un comentario