Emociones poderosas: el miedo

Debería estar escribiendo una entrada para recomendar la lectura de algún libro para nuestra Biblioteca mínima pero, una conversación reciente con una amiga me  sugirió el tema que voy a tratar hoy: el miedo. Más concretamente cómo afecta esta emoción a nuestras decisiones y por lo tanto, a nuestra vida.

Es sabido que las culturas orientales reducen las emociones fundamentales a dos: el amor y el miedo, siendo ambas antagónicas . Además se suele afirmar  que todos nuestros actos están regidos por una de estas dos emociones.

Si observas atentamente tus comportamientos diarios y las decisiones que tomas, seguramente pronto percibirás que el miedo está detrás de muchas de ellas, incluso (dependiendo del tipo de persona que seas),  te darás cuenta de que  rige su inmensa mayoría.

El miedo  en sí mismo no es negativo,  es una emoción que nos sirve para ser cautelosos, prudentes y tiene mucho que ver con nuestro natural instinto de supervivencia. Ahora bien, ¿qué ocurre cuando  es esta emoción la  que domina sobre las demás  y se adueña de nuestra  vida?

Pues pueden suceder cosas como:

• Que  realices un trabajo que detestas día tras día y año tras año  perdiendo lo más valioso que posees:  tu tiempo.  Que por cierto te recuerdo que es limitado.

• Que continúes en una relación que no te hace feliz, que no te  satisface y que no aporta nada en tu vida por el mero hecho de no estar solo.

• Que sigas  acudiendo a actos sociales,  solo  porque no te atreves a decir no y utilizar tu tiempo libre como mejor te plazca.

La lista sería infinita y cada uno tenemos la nuestra, así que  si quieres  puedes pensar en qué te da  miedo a ti y hacer la tuya propia.

Vivir con este tipo de temores supone estar dentro  de  lo que se llama “zona de confort”. Te enlazo un vídeo precioso donde se explica de forma muy gráfica lo que  es.

Hace unos tres años aproximadamente empecé a plantearme muy seriamente cómo me gustaría vivir,  y sobre todo, qué haría si no tuviera miedo. La respuesta a esta pregunta suponía cambiar radicalmente mi vida: dejar mi trabajo, dedicarme a mi  pasión y vivir de una forma más sencilla.

Cuando me visualizaba a mí misma me veía viviendo en un lugar tranquilo, a ser posible cerca del mar, escribiendo, pintando y estudiando.

Pues bien, al  pensar en esa   “vida  hipotética”, lo que sentía en lugar de alegría, era miedo;  una sensación de opresión terrible en la boca del estómago, y así iban pasando los días y los meses sin que me decidiera a dar ningún paso que me permitiera cambiar.

Como las circunstancias antes o después se acaban adaptando  a nuestros deseos,  mi  vida se fue encaminando poco a poco en esa nueva dirección,  y así finalmente decidí dar el  primer paso (el más difícil): dejar el trabajo.

A  continuación di el segundo, dedicarme a mi pasión: la docencia (para eso estudio), y la escritura  (por eso inauguré este blog, en él hago “ejercicio de dedos”, como los pianistas antes de tocar).

Ahora solo me falta convertir mi pasión en mi método de vida, pero eso llegará antes o después porque  es lo que yo  deseo realmente en mi interior y ahora ya no tengo  tantas dudas.

Quede claro que salir tu zona de confort  no es fácil,  se requiere mucha valentía porque las circunstancias nunca serán las más apropiadas,  nunca. Siempre habrá algo que te eche para atrás y si esperas al momento idóneo quizás te sorprendas a ti mismo con ochenta años pensando en lo que podrías haber sido y no fuiste.

Pero, si realmente no eres feliz, llegarás a un punto en tu vida en el que tendrás que decidir, tendrás que elegir dónde quieres estar, cómo y  con quién.

Antes de que llegue ese momento  puedes hacer lo siguiente:

– Identifica  tu “pasión”, lo que  te encanta, lo que harías gratis, aquello con lo que puedes pasar horas y horas  entretenido sin que te des cuenta.el elemento A mí el libro El elemento de Sir Ken Robinson  me ha ayudado mucho en este sentido y me ha hecho ver hasta qué punto estamos condicionados por la educación y cómo vamos  dejando que se marchiten con el tiempo nuestras habilidades especiales,  nuestra  “pasión”´.

-Imagina cómo sería tu vida soñada:  dónde vivirías, cuál sería tu trabajo. ¿Tendrías hijos?  ¿Pareja?

– Intenta construir un colchón económico que te permita  sobrevivir un tiempo mientras empiezas a  vivir de lo que realmente te gusta.  No son necesarios miles y miles de euros para hacerlo, a veces basta con prescindir del montón de cosas superfluas  que  nos rodean y que nos atan.

-A continuación piensa objetivamente en cómo podrías monetizar tu pasión: si te encanta cocinar quizás  podrías tener tu propio restaurante,  o un servicio de comidas a domicilio para personas con problemas de movilidad,  o un catering para celebraciones…  No te vengas abajo pensando que es muy difícil comenzar un negocio porque  en realidad lo es,  y solo lo  harás si realmente lo deseas.

-Para terminar lo más difícil:  dar el primer paso.  Serás tú  y solo tú el que deba reunir el valor  suficiente para darlo .

Una vez lo hayas hecho llegarás a la misma conclusión a la que llegó  la persona que inspiró esta entrada:  te moverás en la incertidumbre (fuera de tu zona de confort), pero a cambio  serás libre .  Tú decides.

 

pASION

 

 

Imagen 

Imagen principal

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

2 thoughts on “Emociones poderosas: el miedo

  1. Vaya Monica, que bueno tu articulo, aunque yo diria que como casi todos, por no decir todos y esto no es hacerte la pelota, pero lo cierto es que he estado un tiempo si seguirte y ya te echaba de menos, por que creo que me identifica bastante contigo, hasta el punto que yo precisamente acabo de dar ese primer paso, que es dejar un trabajo, bueno un negocio de 18 años, precisamente para intentar salir de esa zona de confort, y empezar una nueva vida para hacer lo que realmente me haga feliz.No solo hemos dado el mismo paso sino que estoy estudiando algo para dar formación a gente que quiera emprender a la vez que yo aprendo.
    Bueno creo que me estoy enrrollando, un saludo, ah por cierto, me encantaria poder charlar contigo, telefonicamente, skype, whatsapp, en fin si lo crees oportuno.

    1. ¡Qué fantástico que haya gente que se atreve a cambiar de vida!, para mí el cambio es necesario, sin él el agua se estanca y se pudre.

      Creo que en general está habiendo un cambio de conciencia a nivel general y muchas personas empiezan a dar pasos en este sentido. Tenemos una obligación por encima de todas, ser felices. Si eso implica cambiar de vida, ¡adelante!

      En cuanto a charlar personalmente, no sé. Soy un poco reacia a este tipo de cosas, pero te sugiero que me envíes un correo privado y me cuentas si te parece qué es lo que te ocupa/preocupa en estos momentos.

      Un saludo José María

Deja un comentario