LA SOLEDAD

Últimamente los titulares de los periódicos me están dando mucho juego, menos los de asuntos políticos que no me interesan lo más mínimo, por supuesto.

Este titular de ayer del diario El País: “Cuatro millones de españoles se sienten solos”, ha sido el que ha inspirado esta entrada.

Voy a intentar analizarlo y dar mi opinión sobre un asunto que si afecta a cuatro millones de españoles es evidentemente, muy importante.

Cito: “El trabajo, basado en entrevistas a expertos, 1.206 encuestas a una muestra representativa de la población nacional y otras 320 a personas con discapacidad, concluye que no es lo mismo sentirse solo que no estar acompañado, ya que personas que viven en familia tienen incluso tasas de sentimiento de soledad más elevadas que aquellos que viven sin compañía por opción personal”

De cifras estadísticas no entiendo nada, por eso, si digo que una población de 1.206 personas no me parece que represente a cuatro millones, seguro que saldrá algún experto para darme un “zasca en toda la boca”, así que vamos a decir que me lo creo.

La segunda parte me dejó alucinada: estar físicamente solo y sentirse solo no son la misma cosa. ¡Toma ya!, espero que el estudio no se haya pagado con dinero público.

Es evidente que ambas cosas no tienen nada que ver, tú puedes estar sentado en mitad del Bernabéu y sentirte inmensamente solo y desgraciado si en ese momento tienes algún problema que te preocupe, ¡faltaría más!

Está claro que puedes compartir tu vida y tu domicilio con más personas y sentirte aislado, ¿os acordáis de Meryl Streep al principio de Los puentes de Madison? Comiendo con su marido y sus dos hijos y sintiéndose absolutamente sola. Más triste aún que la soledad física, claro que sí.

La mitad de los que sí están acompañados en casa sienten soledad con frecuencia”, otra vez una obviedad más que obvia. Pues claro que se sienten solos. Esa no es la cuestión, la cuestión es por qué se sienten así.

Pero, atención:

“un tercio de españoles que viven solos afirma no sentir “ninguna soledad en absoluto” e incluso el 17“destaca que casi el 17,7% de aquellos que no tienen compañía porque no hay más remedio “nunca han tenido soledad”. Por contra, el 52,6% de los que acompañados sí la han padecido. De hecho, el 61,9% de los que conviven con otras personas y la mitad de los que lo hacen con su familia nuclear se han sentido solos”.

soledad

Imagen Vía  Pinterest

Ya no cito más porque me aburre. A ver. Si los que están solos no se sienten solos y los que están acompañados sí, ¿no será que lo que realmente importa no es el hecho de tener o no compañía?

Quiero decir con esto que hay gente que no se siente sola porque utiliza su tiempo en soledad para descansar, ocuparse de sus aficiones, arreglar su casa, hacer ejercicio, pasear, pintar, leer, estudiar; y no necesitan a nadie en esos momentos profundamente suyos.

Estas ocupaciones requieren estar a solas con nosotros mismos y concentrados en algo. Estas personas, entre las que me incluyo, no tienen, evidentemente,  ningún problema al estar solos.

Desde niña fui una persona solitaria, me encantaba estar en mi cuarto leyendo o dibujando mientras mis hermanos se dedicaban a pelear entre ellos.

A mí me encantan mis momentos de soledad, son míos y los utilizo como quiero. No tengo que contar con nadie, ni dar explicaciones a nadie. Hago lo que me apetece y punto.

Evidentemente tengo mi vida tan llena, que no hay ningún momento en el que me sienta sola. Al revés, utilizo esas horas para ver cine en blanco y negro, leer, salir a correr, organizar los cajones de mi casa; y mientras lo hago no extraño a nadie, soy simplemente feliz.

Creo que tenemos todos tanto miedo de quedarnos a solas con nuestros propios pensamientos que a veces hacemos o permitimos situaciones que son intolerables solo por puro miedo a la soledad.

No soy ninguna ogra y me gusta relacionarme con los demás, para eso hago actividades que me obligan a salir de casa y mantener el contacto con la gente. Ahí es donde creo que está la clave.

Una persona que vive sola normalmente teje alrededor una red de relaciones que le permiten relacionarse con el exterior y mantener, al mismo tiempo su propio espacio. Por eso es tan importante mientras la salud nos lo permita tener aficiones, tener algo que hacer.

Yo creo que no es la soledad lo que abruma a las personas, es la falta de ilusión. Se puede vivir solo perfectamente, sin ilusiones jamás.

Quede claro que aquí no he tratado el problema de los ancianos o personas con discapacidades que viven solos. Ese tema es mucho más complejo, por desgracia.

Como siempre mi opinión es lo menos importante, lo que realmente importa es la vuestra.

¿Os sentís solos a menudo?, ¿cómo gestionáis vuestros momentos de soledad, os gustan u os agobian?
Sentaos alrededor de la mesa camilla, sin brasero todavía, y me lo contáis, ¿vale?

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

18 thoughts on “LA SOLEDAD

  1. Creo que tienes mucha razón al decir que la soledad asusta cuando no tienes nada que hacer o no te conoces. Si uno se esfuerza por saber que le ilusiona los momentos de soledad permiten crecer como persona, aunque siempre hay que tener cierta vida social y compatibilizarla con lo que a uno le gusta hacer.

    1. Exactamente Chechu.

      Me parece muy acertado tu comentario al decir que la soledad asusta cuando no te conoces.

      A veces mirar dentro de nosotros mismos da miedo, al estar solos tenemos que hacerlo por fuerza y quizás por eso se prefiera tantas veces la compañía de los demás.

      Muchas gracias por tu visita.

  2. Creo que la única soledad que duele es la no elegida. Cuando uno mismo la elige y la disfruta puede ser igual de agradable que cualquier otra sensación.

    A mí me ha costado mucho aprender a disfrutar de mi propia compañía, antes me costaba mucho estar sola, me aburría, me agobiaba, era demasiado dependiente de los demás. Ahora, de vez en cuando me regalo pequeños momentos para mí misma y creo que es lo mejor que puedes hacer para tu salud mental.

    Me ha gustado mucho tu reflexión. Un besote.

    1. Precisamente eso es a lo que me refiero Nerea.

      La soledad es el estado natural del ser humano, nacemos y morimos solos.

      Según te vas conociendo mejor a ti mismo vas encontrando un mayor placer en los momentos de soledad, y llegas como tú dices a disfrutarlos.

      A mí me encanta la compañía de otras personas, pero es cuando estoy sola cuando soy más creativa y desarrollo mejor mis capacidades, por eso ya no huyo de la soledad.

      Gracias por venir a verme. La próxima vez prometo té y pastas.

      Un abrazo guapa.

  3. Imagino que se confunden los términos, la soledad es una cosa, pero sentirse ninguneado, invisible, inservible, ineficiente y anulado es una muy distinta. Por eso muchos solitarios son felices y muchos acompañados no los son.
    Coincido contigo en que el muestreo no me parece suficiente pero claro, yo tampoco soy sociólogo y no entiendo como se hacen estas cosas capaces de extrapolarse a la población de un pais. Un invento más del progreso, medir en frío basándonos en baremos reales.
    Un abrazo!!!

    1. Hola Juanan.

      Yo creo que parte del problema está en que lo que no llegamos todavía a entender es que los demás pueden actuar como quieran, cómo nos sintamos nosotros no depende de su actuación, sino de nosotros mismos.

      Además si una persona nos ningunea (amigo, jefe, pareja, etc.), por qué le permitimos estar en nuestra vida, no tiene sentido.

      Y como tú bien dices, sacar conclusiones basándose en los números me parece, como poco, muy arriesgado.

      Un abrazo.

  4. Hola Mónica, Ya me ha pasado en más de un post tuyo que me identifico contigo y tu forma de ser. Hoy has dado de lleno again, yo también soy una persona que desde pequeña he disfrutado mucho de mi espacio, de mi silencio, de mi soledad, cuando estoy con gente estoy bien pero cuando estoy sola igual.
    Pero bueno, volviendo al tema, mi opinión es que nunca se está solo, siempre se está con uno mismo, de hechp hice una “cita -post “en mi blog.
    Yo creo que el problema es el descentramiento y las espectativas que son mu malas.
    Cuando tienes familia, pareja, hijos, o estás en compañía, muchas veces asumes papeles y roles tan diversos, tan complejos, tan volcados en las necesidades ajenas, que olvidas o descuidas las tuyas y entonces cuando te ves con el agua al cuello te dices:
    ” pero bueno ¿ y yo que?” e inmediatamente piensas que nadie se ha acordado de tí , sientes el desequilibrio y te sientes solo. Te sientes solo porque cuando decidiste compartir con alguien vida y momentos, pensabas que era compartir, no entregar y entregar sin más, y no recibir ni mijita.
    Con lo cual sea cual sea la situación afectiva de uno, ha de empezar por responsabilizarse de sus necesidades y exponerlas sin avasallamientos, o cuando corresponda, y desde luego no esperar que otros actúen como lo hace uno es fundamental, no están obligados a copiarnos.
    Me encanta la película que nombras, para mi es mmmmm una preciosidad, no me canso nunca de verla.
    Besossss, que quien me conoce sabe que cuando me lio a comentar me alargo más que los post.

    1. Gracias por tu comentario Marisol.

      Me parece muy interesante eso que dices: a veces nos volcamos tanto en los demás que nos olvidamos de nosotros mismos.

      Yo creo que todo se basa en buscar el equilibrio, los demás son importantes claro que sí, pero no debería haber nadie más importante que uno mismo. Esa es la mejor manera de quererse y por tanto de saber estar a solas con nosotros mismos.

      Como le he comentado a Juanan, los demás son los demás, y sus comportamientos son suyos; pero nuestros sentimientos son personales y es ahi donde yo creo que hemos de trabajar.

      Cómo te va a gustar estar a solas si no te soportas a ti mismo.

      Gracias de nuevo guapa, y siéntete libre de escribir comentarios tan largos como quieras, estás en tu casa.

      Besos.

  5. Soledad ? adiós
    No, no me encontrado solo nunca ni siquiera en la cárcel, siempre tuve ocupado mi mente en algo, en alguien, en un sueño, un recuerdo, etc.
    La soledad se la puede desear buscar y hallar; estando en el Nou Camp,(soy del Barsa) o rodeados de tus mejores amigos ,y o familiares.
    Por lo tanto es una opción perfectamente respetable y hay que distinguir:
    Estar solo o vivir o buscar la soledad, para o por fines muy diversos.
    Las estadísticas son sencillamente una orientación y no se las debe tener en cuenta a pie de letra. ¿ No es frecuente se equivoquen totalmente sobre asuntos que se tratan? . Y no importa el universo encuestado dicen los expertos, muy pocos valen para un estudio, pues qué bien. Y en esta encuesta de EL país, el universo lo componía personas sanas? Uf qué digo, buena salud afectiva? Uf qué difícil es pronunciar esta palabra para mi o mejor, escucharla!
    Si cuando estás rodeado por quienes te quieren, te sientes solo; no será acaso que no nos queremos sentir acompañados, no deseamos ese sincero calor afectivo?.
    Motivos no lo sé, ¿ una patología incipiente? y o suigéneris ? ¿ un deficiente funcionamiento de las altas esferas afectivas ?; por lo tanto creo que cuando se habla de soledad, sea más correcto hablar de falta de compañía que no es lo mismo y claro compañía que la aceptas..
    Y para terminar, creo que la soledad es negar lo hermoso de la vida y si ya están negando algo o mucho no estás en soledad ni vacío, estas abocando de forma voluntaria en la indiferencia, que difiere enormemente de lo que llamamos soledad, En un Mundo ya hermoso es indigno, inmoral no amarlo y dejar que te ame.
    No soy la Reynolds que dice “ qué sola estoy , qué sola “ cuando alrededor tiene un merdé.!! del carajo, diría ¡ estoy hasta los cojones !

    1. Vamos por parte.

      Una cosa es la soledad física (estar solo) contigo mismo y otra la afectiva (sentirse solo rodeado de gente), entiendo que lo que el estudio viene a decir es que hay mucha gente que vive acompañada pero se siente sola. Lo cual por otra parte, no es ninguna novedad.

      Tú puedes estar rodeado de gente que te quiere (a su manera) y sentirte solo, no es cuestión solo de que te quieran sino también de que te entiendan, te apoyen, te escuchen o te escuchen por ejemplo.

      Recuerda que un maltratador siempre dice a su víctima que la quiere.

      Creo, como he dicho ya en algún comentario anterior que sentirse solo o no es una decisión personal y que no depende de los demás.

      Por último, me gusta cuando dices que nunca te has sentido solo. Se trata de eso, de no tener miedo a estar físicamente solo, y si me apuras, hasta emocionalmente solos.

      Como tú dices la vida es muy hermosa, y un amanecer es bello se disfrute solo o en compañía de otros.

      Un abrazo y gracias por pasar a saludarnos.

    1. Gracias guapa.

      Leyendo vuestros comentarios me he acordado de un libro que se llama “la soledad de los números primos”, absolutamente genial de Paolo Giordano.

      Si no lo has leído te lo recomiendo. Te encantará.

      Besos.

  6. Pues, aunque peque de egoísta, yo necesito al menos un ratito de soledad al día, ratito que aprovecho para reencontrarme conmigo. Es una soledad momentánea, elegida, que me ayuda a conocerme y quererme cada día más.

    1. No es egoísmo Inma, yo creo que es salud mental.

      Todos necesitamos desconectar de los demás para conectarnos con nosotros mismos. Sin esos ratos de encuentro conmigo misma yo creo que no podría vivir.

      Un beso guapa.

Deja un comentario