El Principio de Pareto adaptado a tu día a día

Es posible que  a estas alturas ya hayas oído hablar del famoso  Principio de Pareto,  siguiendo con mi idea de simplificar un poco  la vida como ya os adelante en paradojas del mundo moderno,  hoy me gustaría hablaros de en qué consiste este principio (sáltate esta parte si ya lo conoces), pero sobre todo de cómo puede ayudarte en tu día a día.

Vamos a ello.

El  principio de Pareto debe su nombre a Vilfredo  Pareto, sociólogo, matemático  y economista  italiano,  el cual  a finales del siglo XIX , tras la observación empírica de  la realidad económica de la época y el análisis de los datos obtenidos, llegó a la siguiente conclusión: el 80% de la riqueza estaba en manos de un 20% de individuos, mientras que un 80% de personas se repartían entre todos el 20% restante (las cifras no tienen porque ser exactas  la  proporción puede ser también  70/30  o 90/10).

Lo importante de su descubrimiento es  que al extrapolarlo a nuestra vida  se obtiene el siguiente resultado: el 20% de lo que haces origina  un 80 % de los resultados que obtienes.

Genial.  ¿Y eso para que sirve?, te preguntarás.

Pues sirve para algo que es muy importante y de lo que normalmente no somos conscientes: dedicamos demasiado tiempo y esfuerzo a cosas que en la práctica nos  generan muy poco  beneficio.

Esto quizás suene raro porque estás harto de escuchar que hay que esforzarse para conseguir lo que se quiere, que sin trabajo y sacrificio no se llega a ningún sitio, etc.

Evidentemente sin algo de colaboración  y trabajo por tu parte  no vas a  obtener lo que estás buscado, pero, y eso es de lo que estamos hablando,  ¿cuánto trabajo?, ¿cuánto esfuerzo?

Pues ya sabes: un  20 % para  conseguir el 80%.

897b38a8f9056cca3d71366c69c387b0Imagen   

Llevemos ahora esta reflexión a  la práctica:

• Del trabajo cotidiano que realizas  solo  un  20%  genera un  80 % de resultados,  por lo  tanto gran parte de tu jornada laboral se dedica a cuestiones que en términos económicos no generan ningún beneficio a la empresa, y en términos personales no te reportan ninguna satisfacción. Aprende  a simplificar procesos para ser más productivo, prioriza y  gestiona tu tiempo de forma eficiente. No te enredes en cuestiones que te hacen perder una mañana entera y no te llevan a ningún sitio.

Distinguir el grano de la paja  es algo que deberás hacer tú solo porque depende de cada caso:

-¿Qué es más importante, dedicarle dos horas al correo electrónico o llamar a ese cliente que puede  generar futuros contactos?

• Mira  tu armario (es la segunda vez que te lo pido): de la ropa que tienes utilizas solo un 20%-30%  no más.  Si es así,  y te aseguro que lo es; analiza lo que te  pones de forma habitual, haz una lista si es necesario. Cuando lo tengas claro será más fácil tomar decisiones a la hora de comprar:

-Si utilizas  vaqueros de forma habitual  lo más acertado será comprar un par  o dos de buena calidad antes de gastar cientos de euros en un vestido para una boda que te pondrás  solo una vez.

-Al hacer el cambio de armarios  de cada temporada, aparta ese 80% de ropa que no te has puesto ni una sola vez y que ocupa exactamente esa cantidad de espacio, toma decisiones al respecto: tira lo que está viejo, regala o dona lo que  no has usado o incluso vende en el mercado de segunda mano.  Un año sin ponerte una prenda ya debería ser una pista importante sobre lo que te está ocupando un sitio innecesario.

•Si tienes una empresa el  80% de tus clientes generan el 20% de tus ingresos. Identifícalos. Cuida especialmente a esos clientes pero diseña estrategias para atraer al grupo  que forma el 20% restante.

•Al preparar una asignatura (y esto lo sé  por propia experiencia), crea una estrategia,  si el  80% de la nota depende de un examen  y el 20% restante de un  hacer un trabajo que te va a  suponer horas y horas, la decisión es  fácil, mejor dedicar ese tiempo al estudio.

-Se práctico, utiliza la bibliografía básica, la complementaria solo si te sobra tiempo. Si tienes oportunidad de acceder exámenes anteriores  hazlo, ese  tiempo  te servirá para averiguar si el profesor tiene ciertas tendencias a la hora de examinar y  si es así, podrás dedicar una atención especial a esos temas.

-En el mundillo universitario es difícil a veces poner cara a los alumnos,  una visita al  departamento o una llamada telefónica  a tu profesor si necesitas su ayuda conseguirá dos cosas: solucionar la duda y que te conozca personalmente.

•El 20% del ejercicio físico que realizas consigue el 80% de resultados en tu cuerpo. Si es así infórmate sobre que actividad debes realizar para conseguir los resultados que buscas  (adelgazar, endurecer, sentirte más  flexible), y  enfócate en ella. No necesitas nadar, correr, bucear, hacer bici  y apuntarte a clases de tango para llegar  a donde quieres.

•Solo te es útil el  20% de la información que recibes, así que ya sabes: selecciona qué libros,  periódicos, o blogs lees.

• El 20% de tus amigos te generan el 80% de satisfacción.  Así que cuida  y dedica tu tiempo a esas amistades y no lo pierdas intentando agradar a  tu círculo de conocidos.

Simplifica

Resumiendo:

Se  práctico, observa lo que te rodea y mira qué personas obtienen mejores resultados  con menos esfuerzos.

Simplifica tu vida, dedica tu tiempo y dinero a ese 20% que te  reportará un 80 %.

Si lo haces verás  los resultados antes de lo que crees.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

One thought on “El Principio de Pareto adaptado a tu día a día

Deja un comentario