¿Por qué no consigues lo que quieres?

Seguro que en más de una ocasión te has encontrado quejándote de lo mal que te va todo o envidiando otras vidas como si la tuya no fuera lo suficientemente buena. A lo mejor tienes sueños guardados desde niño esperando que llegué el momento oportuno para realizarlos pero claro, este nunca llega.

Quizás crees que tienes mala suerte o que no puedes salir de la situación en la que estás ahora mismo pero te aseguro que te equivocas, y mucho.

Hoy toca hablar de proyectos, de sueños, de ilusiones que sí se cumplen.

Eso sí, vas a tener que poner de tu parte.

Para empezar te diré que si estás profundamente satisfecho con tu vida, esta entrada no te interesará lo más mínimo: si ya tienes lo que quieres, es decir, si has alcanzado tu vida ideal, evidentemente, esta no es tu guerra.

Ahora bien, si estás en el selecto grupo de personas que aún creen que pueden vivir de otra manera o alcanzar otros objetivos, entonces estás en el lugar correcto.

Para empezar a conseguir lo que quieres lo primero y fundamental es tener muy claro hacia dónde quieres ir. Fácil, ¿no?

Debería serlo, pero en realidad mucha gente no tiene muy claro que es lo que quiere, o para qué está en este mundo.

Por eso, en muchas ocasiones, cuando los niños se van o cuando llega la jubilación, esos momentos que esperaban fueran de auténtica felicidad, es cuando aparecen problemas de tristeza, ansiedad, depresión, etc. Sentimos que hemos llegado a la parte final de nuestra vida y no queda nada de las ilusiones de aquel niño que fuimos. Muy triste.

Te propongo que hagas un pequeño esfuerzo para cambiar las cosas si eso es lo que deseas. Te animo a que identifiques claramente qué es aquello que resuena en tu interior, eso que imaginas cuando te acuestas, esa vida ideal que no se parece a la que tienes. Una vez lo tengas claro: empieza.

Empieza significa exactamente eso. Las cosas no cambian solas, casi siempre se modifican con la intervención de nuestra voluntad, así que ya sabes, si quieres que algo cambie has de empezar a cambiar tú.

Fíjate en las personas que admiras, cómo crees que llegaron dónde están? Es posible que alguno tuviera algo de suerte pero, en general, todos se esforzaron y lucharon por llevar adelante su pasión. Es la pasión lo que lo cambia todo.

Cuando vives con pasión lo que haces descubres que tu alegría lo inunda todo y que esa pasión se ha convertido sin que te des cuenta en tu profesión, una profesión que te llena y te hace sentirte una persona útil.

pasion

Imagen Vía Pinterest.

Así que ya sabes, ¿tienes una pasión? Empieza.

Que nadie te diga que no puedes, que no tienes edad, que las cosas están muy mal. Si puedes, la edad no es importante y si las cosas están mal hoy imagínate que te hubiera tocado vivir en la Edad Media.

Por supuesto puedes optar por la otra opción, ya la conoces: ir a trabajar como el que va al matadero y pasarte la semana deseando que llegue el viernes, se puede vivir así. De hecho así vive la mayoría de la gente.

Ahora bien, ¿quieres eso para ti? No te parece que no te respetas demasiado si no eres capaz de cambiar una situación que no te hace feliz y aguantas día tras día esperando un milagro que evidentemente, no llega.

Te contaré un secreto: tu tiempo aquí tiene un final, y nadie sabe cuándo llegará. Si no espabilas quizás te marches sin haber vivido una buena vida y eso sería una pena.

Me encanta esta frase de Borges: “he cometido el peor de los pecados que se puede cometer, no he sido feliz”.

Yo tengo claro que esa es mi principal tarea es esta vida, y curiosamente he empezado a ser realmente feliz cuando he dejado toda mi vida anterior atrás. Ahora, con menos dinero y menos cosas soy más feliz que nunca lo he sido.

Ya no lleno mis vacíos comprando cosas que no necesito, o atiborrándome de comida un día sí y otro también. Ahora mi tiempo se dedica a realizar mi sueño y, curiosamente, desde que he tenido claro lo que voy a hacer el resto de mi vida, se han abierto puertas que antes eran insalvables y de repente, todo un abanico de nuevas posibilidades se manifiesta cada día delante de mis ojos.

Por eso te animo a dar el paso. Si ya no puedes más, si algún lunes camino del trabajo sientes que el corazón te va a explotar dentro del pecho… ¡actúa! Conviértete en una persona de la que te puedas sentir orgulloso, y sobre todo, sé feliz. Te lo debes a ti mismo.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

4 thoughts on “¿Por qué no consigues lo que quieres?

    1. Efectivamente Martes, yo creo que no hay nada peor que arrepentirse tarde de no haberlo intentado.

      ¡Besos guapa!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *