Nuevos propósitos altamente subversivos

 

shine

Para el nuevo año me propuse:

Hacer volar una cometa a la pata coja
Enterrar un tesoro cerca del mar
Aprender algo completamente inútil, esperanto quizás
Coleccionar tazas rotas
Ahuyentar espíritus viejos con hojas de laurel
Viajar a un país en grave conflicto
Construir una cárcel con flores
Dibujar barquitos de papel
Despertar cantando ópera a las siete de la mañana
Bailar con la cara pintada a la puerta del Congreso
Reír y llorar sin motivo aparente, como los enajenados
Teñirme el pelo de gris para adquirir sabiduría
Rezar en algún idioma desconocido
Apostatar y crear una nueva religión
Romper dos o tres televisores
Insultar veladamente a alguien muy bien considerado

Y, sobre y ante todo, lo más radical sin ninguna duda:
Vivir cada día con la ilusión de un niño.

Os dejé a vosotros los gimnasios, las dietas,
los idiomas, dejar de fumar, pasar tiempo con la familia,
llamar por teléfono a los amigos, leer más…
Lo mío era mucho más fácil.

Imagen

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

2 thoughts on “Nuevos propósitos altamente subversivos

    1. Acepto el reto Nerea. En diciembre guardé en un bote de cristal un montón de papelitos con todos mis deseos y propósitos para este año. Lo tengo escondido en un sitio bastante inaccesible, así que a final de esté año te contaré cuántas de esas ilusiones se han cumplido.
      ¡Prometido!

Deja un comentario