Nuevos propósitos altamente subversivos (II)

Como todos los años, y adelantándome bastante, he puesto por escrito mis nuevas intenciones para el 2016.

año

Aprender a tocar el triángulo
Llevar a cabo al menos una acción absurda cada día.
Aprender a decir no cuando quiera decir no.
Sonreír a los desconocidos.
Bajar un poco el tono de voz.
Tomar vino tinto con el pescado.
Aprender a escribir con la mano izquierda.
Recibir a las visitas en pijama.
Cruzar la calle a la pata coja.
Poner mi energía en cosas inútiles, como contar estrellas.
Viajar al pueblo más pequeño del mundo.
Aprender alguna lengua que esté en peligro de extinción. Mejor aún: aprender alguna lengua muerta.
Responder con amabilidad a los que usen la hostilidad como arma para ocultar sus miedos.
Votar a un partido de los que no salen en la tele.
Reír a carcajadas sin motivo aparente en la sala de espera del dentista.
Apadrinar una ola.
Seducir con la mirada.
Valer más por lo que callo que por lo que hablo.
Cantar a pleno pulmón asomada a la ventana.
Decir, ¡propicios días! a todos los que vayan vestidos de amarillo.
Tratar con dulzura a la gente antipática, son los que más lo necesitan.
Escuchar de verdad a los demás, con el corazón y no solo con las orejas.
Tirar confeti a los que esperan el autobús.
Pedir el postre antes de la comida en algún restaurante especialmente de “moda”.
Saltar a la comba y jugar a la goma con mis amigas.
Besar en la mejilla haciendo mucho ruido, como las abuelitas.

Y sobre todo y ante todo, dar a las cosas la importancia que realmente tienen y vivir todos los días maravillándome de lo que me rodea.

Como siempre os dejo a vosotros las dietas, dejar el café, hacer ejercicio y visitar más a vuestros familiares.

Seguro que vosotros también tenéis buenos propósitos para el 2016, ¿os animáis a compartirlos?

Imagen Vía Pinterest

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

13 thoughts on “Nuevos propósitos altamente subversivos (II)

    1. ¿A qué molan?

      Lo que más me gusta de mis propósitos es que al final son más posibles de cumplir que los del 99% de la gente. Además, solo con imaginarme la cara de la gente que espera al autobús después de que una medio loca como yo les tire confeti por encima…

      Gracias por tu comentario y un abrazo.

    1. Me encantan todos tus propósitos Edgardo, pero si tengo que elegir me quedo sin duda con “estar aquí sin que me llames”.

      ¡Ojalá que todos supiéramos hacer eso, estar en el lugar preciso y en el momento justo, sin que nadie nos tuviera que llamar. Precioso.

      ¡Muchas gracias por compartir!

  1. Mmm creo que prefiero no compartir todo lo q irrumpe en mi cabecita loca. Comparto contigo lo de dar verdadera importancia a lo que la tiene. Creo q es la base de ser más feliz, o al menos más independiente.
    Un besote y ánimo con tus propósitos.
    Besotes

  2. Me encantan algunos de tus propósitos de año nuevo, y como los cumplas la gente te va a mirar mal, van a creer que eres la loca del barrio, pero a tí que? seguirás sonriendo a los desconocidos, tirando confeti a los que esperan el autobus, cruzando la calle a la pata coja y tocando el triángulo…. Y descojonándote de todos aquellos que no entienden nada y prejuzgan.
    Yo no te pongo mis propósitos porque no tengo, yo a lo que vaya surgiendo.
    Feliz año nuevo!!

    1. Hay que estar un poco loco para aguantar lo que nos rodea, creo yo.

      Es precisamente la rutina y los convencionalismos lo que yo nunca he podido soportar, y cada vez menos.

      Seguro que tienes algún propósito, aunque sea chiquitito y ojalá lo llegues a cumplir.

      ¡Feliz año también para ti!

  3. Me encanta, siempre que te leo me haces sonreír, eres una provocadora encantadora 🙂

    Mi favorito:
    Tratar con dulzura a la gente antipática, son los que más lo necesitan. (que en mi idioma es aprender a separarme de la hostilidad de otros para poder hablarles como no se esperan 😉 )

    Me encantaría verte hacer estos (no puedo dejar de imaginármelo):
    Decir, ¡propicios días! a todos los que vayan vestidos de amarillo.
    Tirar confeti a los que esperan el autobús.
    Cantar a pleno pulmón asomada a la ventana.

    Yo he decidido elegir una cosa central para todo el año (lo he dicho públicamente en mi blog), este año voy a ser vulnerable. Me da bastante miedo pero ya empecé a ver el año pasado que es precisamente donde lo más poderoso está, así que… allá voy.

    Te deseo un gran 2016
    Un abrazo grande

    1. ¡Qué palabras más bonitas me acabas de dedicar Amelia! Mil gracias.

      ¿Sabes lo qué me pasa?

      Me pasa que miro a mi alrededor y veo que somos todos muy aburridos, observo a la gente cuando está sola y casi siempre veo gestos serios en sus caras, ¿te imaginas estar esperando el autobús y que alguien te tirará confeti de colores?

      Seguro que te alegraba el día entero.

      Pues eso es mi gran propósito: ser luz.

      Me encanta el tuyo. Es muy difícil quitarse la máscara de persona fuerte que solemos colocarnos para esconder lo que realmente somos. Ser vulnerable no es ser débil, es ser simplemente humana.

      Besos, guapetona.

Deja un comentario