SÉ QUIÉN ERES (I) – Narcisismo patológico.

Los que me seguís sabéis que este espacio es un espacio de luz o, al menos, pretende serlo. Con esta idea nació y así va a ser siempre. Por ese motivo he meditado mucho antes de escribir esta entrada, lo he pensado detenidamente antes de hacerlo pero ya no hay marcha atrás: hoy toca hablar de OSCURIDAD. Es necesario.

Antes de nada he de advertir que utilizo el masculino como género no marcado pero, obviamente, tenéis que entender que este post va dirigido tanto a hombres como a mujeres, todos somos uno. Vamos allá.

Es posible que a lo largo de tu vida o incluso actualmente, estés viviendo una situación igual a la que voy a describir ahora, quizás hayas sentido que estabas perdiendo la razón o te hayas visto sumido en la mayor de las tristezas, no te preocupes, no eres el único, no estás solo y, lo mejor de todo, tiene solución.
Vamos a intentar describir el problema para que lo identifiques y después hablaremos de los mecanismos de defensa que has de utilizar para arreglarlo.

Stare it down & keep walking. The Forest. by Vishnu M Nair, via Behance:

Quizás hace unos años o unos meses conociste a alguien y los acontecimientos que has vivido se han ido desarrollando más o menos así:

Primera fase: El bombardeo amoroso.

De repente has conocido a alguien que te hace sentir la persona más maravillosa del planeta. Eres un ser humano extraordinario y el otro es tu alma gemela. Te escucha, te entiende, te manda mensajes a cada rato, te llama cada cinco minutos diciéndote que te extraña, te envía canciones, fotos con frases inspiradoras…La pareja perfecta. Cuando habláis de sus ex resultan haber sido todas personas malas, dañinas e incluso un poco “locas”. ¡Pobre, qué mala suerte ha tenido en la vida!

En pocos días o semanas te propone iros a vivir juntos o casaros, construir una vida en común. Lo vuestro es tan especial y único que hay que sellarlo cuanto antes. Lo curioso es que en tu cerebro se han encendido pequeñas señales de alarma que intentan avisarte de que algo no va bien, hay algo raro en tanta pasión repentina, todo sucede como a cámara rápida.
Aunque hayas percibido algo a nivel subconsciente lo normal es que lo pases por alto. Seguramente estabas viviendo un momento difícil cuando conociste a tu nueva pareja y esta relación te ha servido como un bálsamo para curar tus heridas, así que, te dejas llevar y te metes de lleno en la historia.

Segunda fase: El desprecio y la devaluación.

A pocos meses de comenzar tu relación, o un poco más tarde (cada uno tiene sus tiempos), empieza la fase de desprecio. De repente tu pareja ya no te encuentra tan maravillosa. Discute lo que dices, te ningunea, no escucha nada de lo que le explicas, tus sueños no importan, tus problemas tampoco.
Ha comenzado a aburrirse y va a empezar a hacértelo pasar realmente mal.

En esta fase fluctuará entre el desprecio y la idealización. Habrá días en los que vuelva a los mensajes y las canciones de amor y otros en los que apenas te hable. Cada vez más perdido comienzas a preguntarte qué estás haciendo mal.
Si la relación es larga, habrás podido ver como tu pareja ha dejado trabajos, no tiene amistades verdaderas, tiene problemas con su familia, envidia la felicidad de los demás y culpa a todos, sobre todo a ti, de todo lo malo que le ocurre. Es posible que en esta fase empiece a triangular con otras personas; es lo normal y no tiene nada que ver contigo, necesita el apoyo externo para sobrevivir.
Quizás te empieces a encontrar físicamente mal, estás cansado, tienes dolores constantes o duermes mal, tu cuerpo está somatizando el ataque.

Tercera fase: Descarte.

Antes o después tu pareja te habrá sido infiel, es posible que tú lo hayas percibido, e incluso que te lo haya insinuado Cuando has llegado hasta esta fase viviendo con alguien así, tus defensas han sido derrotadas. Si eres una persona inteligente y te queda algo de luz en este momento pueden ocurrir dos cosas: o decides abandonar a tu carcelero o es él el que te abandona a ti porque has empezado a desenmascararlo. En ambos casos te habrá tocado la lotería.

Siendo adictos al drama, la ruptura se producirá a lo grande, igual que comenzó la relación. No te aflijas, es parte del guion. No des la menor importancia a lo que tu pareja diga o haga en este momento, su objetivo es solo hacerte daño, de hecho todo lo que dice no es más que una proyección de lo que tu pareja es en realidad.

¡Sal corriendo, rápido!

Has de saber que ese día supone el comienzo de tu libertad y de tu recuperación.

Llegados a este punto has de ser consciente de que la fiesta va a empezar. Transcurridos unos pocos días o semanas tras la ruptura, tu ex se mostrará orgulloso con su nueva víctima en redes sociales, ante su familia, ante amigos comunes, etc. Ni caso. Forma parte del show.

Tú solo tienes que ocuparte de ti. Desde el momento en que decidiste sacar la ponzoña de tu vida todos tus pasos deben dirigirse a un único objetivo: recuperarte. Siéntete feliz porque la vida te está ofreciendo una oportunidad maravillosa. Eres libre, te has quitado de encima a un ser humano perverso y totalmente amoral.

Sobre eso tratará la siguiente entrada, sobre cómo recuperarte de la experiencia vivida. Mientras llega ese momento te sugiero que empieces a buscar información sobre el abuso narcisista y el TPN (trastorno de la personalidad narcisista).

Puedes leer el estupendo libro de Dr. Iñaki Piñuel, Amor Zero y buscar ayuda profesional si sientes que estás sobrepasado por la situación.

Quiero que sepas que no estás solo, has de tener la firme convicción de que saldrás de esta, te lo aseguro. Cuando lo hagas, no solamente volverás a recuperar tu alegría sino que te habrás convertido en la persona más fuerte que puedas llegar a imaginar.

¡Mucha fuerza, lo vas a conseguir!

Imagen Vía Pinterest

 

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

3 thoughts on “SÉ QUIÉN ERES (I) – Narcisismo patológico.

    1. Solo las personas muy cercanas a ti pueden ayudarte, este tipo de situaciones requieren, a menudo, ayuda profesional.

      En cualquier caso, la gente no es el problema en estas situaciones. Lo único importante es que la víctima del abuso sepa lo qué le ha sucedido y recobre la paz interior.

      ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *