EL TARRO DE LOS DESEOS

Hace exactamente un año escribí algunos deseos para el 2015 en papelitos y los guardé dentro de un tarro de cristal, después escondí el tarro tan bien que he tardado una hora en encontrarlo, y mi casa no es precisamente el palacio de Buckingham.

Me ha hecho mucha ilusión ir abriendo cada papelito y descubrir dos cosas: mi “yo” de finales del 2014 y que los deseos se cumplen. No todos eso sí. En mi caso la proporción ha sido doce de dieciocho. No está mal.

Además de esto, me he dado cuenta también de algo más: los deseos han de expresarse claramente, han de ser específicos y se puede también desear cosas para los demás. Extrañamente todos mis deseos para los demás se han cumplido.

Quizás resulte raro verme aquí escribiendo acerca de esto, pero si seguís mi blog desde el principio sabréis que yo elegí vivir en la magia desde niña.

magia

Imagen Vía Pinterest

Así que si queréis probar vosotros también solo tenéis que hacer lo siguiente:

Escribid vuestros deseos uno por uno y de forma clara y concreta. Podéis escribir todos los que queráis pero os aconsejo que lo hagáis desde el corazón. Quiero decir sintiendo la emoción que os produciría conseguir lo que deseáis.

Sed generosos, incluid en vuestros deseos a las personas que amáis, incluso a aquellos que no conocéis, la compasión es la mejor forma de llegar a la paz interior.

• Después haced pequeños paquetitos con cada uno doblando el papel y guardarlos en un bote de cristal. Escondedlo en un sitio donde normalmente no hurgáis el resto del año y ya está. No hace falta nada más, no es necesario que penséis en ello y de hecho, os olvidaréis de vuestros deseos según vaya pasando el año, ya lo veréis.

El año que viene podréis abrirlo tal día como hoy y os sorprenderá mucho ver cómo han ido cambiando vuestras vidas a lo largo de doce meses.

Yo por supuesto lo haré hoy igual que el año pasado y esta vez seré más específica y pediré generosamente para todos.

Además, me he propuesto ir guardando en otro tarro cada una de las cosas buenas que me sucedan para leerlas también el año que viene. De esta forma no se me olvidará lo afortunada que soy.
¿Os atrevéis a probar vosotros también? Si lo hacéis os aseguro que os sorprenderéis mucho, mucho.

HACIENDO BALANCE

Hoy es el último día del año y, antes de meterme en la cocina, me gustaría resumir un poco como ha sido el 2015 para mí.

Estos meses han sido los primeros de muchos años que he pasado sin trabajar y sorprendentemente, no he echado de menos mi trabajo ni un solo momento. De hecho me he reafirmado más si cabe en mi idea de cambiar mi vida por completo. Trabajar solo por dinero ya no es una opción válida para mí.

He conocido a personas geniales, gentes estupendas que me han enseñado y me enseñan muchas cosas cada día. Esas personas han llegado a mi vida después de adoptar a mi perro, él me ha traído nuevas amistades y una felicidad que solo entienden los dueños de mascotas.

Me he dado cuenta de que estoy en el camino correcto, de que amo lo que hago y de que aunque sea difícil, seguiré esforzándome para lograr mi sueño. Después de tanto sacrificio hoy está a solo un paso.

He comprobado lo que siempre supe: soy más feliz cuanto más ayudo a los demás. De hecho no sé ser de otra manera. Para mí no hay felicidad posible en mirar hacia otro lado. En lugar de criticar yo pongo y pondré siempre mi granito de arena para que este mundo sea un lugar mejor.

He aprendido a superar mis miedos y a creer en mí. Confiar en mí misma y mis capacidades y echarle un poco de morro a la vida me ha llevado a lugares increíbles.

Me he dado cuenta de que vivo rodeada de personas maravillosas a las que quiero con locura, mi familia, mis amigos y mis niños son lo mejor que tengo. Ellos me alientan y me apoyan cuando me siento cansada y me animan a seguir mi camino.

Este año, como todos, algunas personas me decepcionaron y ya no forman parte de mi vida. Eso en todo caso es un problema mío y de mis expectativas. No pasa nada. Los que están son los que tienen que estar y los que se fueron son los que se tenían que ir.

En general este año ha sido maravilloso y ha estado lleno de momentos, risas, caminos, sueños y proyectos de vida. ¿Qué más se puede pedir?

Os deseo a todos de corazón un feliz año nuevo y os espero aquí como siempre, bajo la mesa camilla y compartiendo la ilusión de vivir.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

14 thoughts on “EL TARRO DE LOS DESEOS

  1. Yo solo me he planteado un solo deseo o propósito para el 2016:

    La red-acción.

    Después de pasarme un par de años comentando, han quedado/surgido 6 blogs en los que voy a desarrollar la red-acción de diversas maneras.

    Así que lo yo tengo es un deseo y 6 tarros en forma de blogs. Obviamente, no voy a esconderlos; sino que los pondré a la vista de todos para que me comentéis cómo lo voy desarrollando.

    1. ¡Y te parece poco, seis blogs!

      A mí me encantan tus deseos y estaré encantada de poder compartirlos un poco contigo.

      ¡Feliz año y a por ello!

  2. Hola Mónica, me ha gustado mucho lo del tarro de cristal, me ha parecido un proceso lleno de magia, no creo que yo llegue a llevarlo a cabo porque requiere mucha reflexión y yo soy más de irreflexionar sobre la marcha, no me suelo plantear cosas ni hacer balances sino que voy caminando (o corriendo) y me adapto a lo que salga.
    Feliz Año Nuevo lleno de nuevos deseos e ilusiones.
    Un abrazo!

    1. Gracias Juanan.

      Yo sigo siendo un poco niña y me encanta vivir a veces en un mundo de magia. Hace tan solo unos meses me di cuenta de que todo lo que he deseado desde el fondo de mi corazón, ha ido surgiendo en mi vida de una forma u otra.

      Por eso me encanta sentarme el 31 de diciembre y pensar un ratito en las cosas que quiero, me hace sentir que todo es posible.

      ¡Feliz año!

  3. Mónica, precioso post y bonita manera de hacer balance. Su que yo soy mas como Juanan me adapto sobre la marcha, me apu to a lo de llenar el bote con las cosas buenas que me pasen…lo de los deseos me viene grande, porque pedir se me da muy mal. También soy mas como tú de ir ayudando y ofreciendo, con eso me retroamimento bastante.
    Un abrazote para ti y esos pedazo comentaristas y a comernos este 2016.
    Ayns Jerby y yo que pensaba que estaba piripi por andar en tres proyectos. Ofu-ofu, XDD

    1. ¡Vamos a por ello Marisol, a comernos el 2016!

      Me gusta todo lo que me dices pero no tengas miedo y atrévete a pedir para ti, es un ejercicio muy sano y lleno de amor hacia uno mismo.

      El bote de las cosas buenas es una maravilla, seguro que el año que viene nos sorprendemos de la suerte que tenemos.

      ¡Un abrazo y feliz año!

  4. Hola Mónica,
    nunca me había planteado escribir papelitos en un tarro. Aunque es una buena idea, no me gusta poner por escrito objetivos. Me produce cierta ansiedad cuando va acabando el año y veo que no los consigo.
    Me alegro de que tu 2015 haya sido tan bueno para ti. Que hayas dejado de trabajar por dinero en algo que no te llenaba para dedicarte a algo que te aporta más satisfacciones. Entiendo lo que dices de las mascotas.
    Te deseo un 2016 mucho mejor que el año que acaba de terminar y que seas muy feliz.
    ¡¡Feliz Año Nuevo!!
    Besos

    1. ¡Muchísimas gracias guapísima!

      Tienes que pensar que tus deseos se ponen en un papel y después se guardan y se olvidan hasta el año siguiente. Son trocitos de magia que tú ya has puesto ahí para que se cumplan.

      No requieren nada más que tu fe y tu confianza en lo que vendrá, el resto sale solo.

      ¡Un abrazo guapetona y feliz 2016!

  5. Así debería ser siempre y para todos, poner la felicidad como objetivo y el mundo entero mejoraría una enormidad. Gracias por hacer de este espacio común que todos habitamos un planeta un poco mejor.
    🙂 ¡Felicidades por haber conseguido tanto en 2015! Ojalá 2016 te traiga mucho más.

    1. ¡Gracias a ti por dejarme un poco de tu energía positiva!

      Yo decidí hace tiempo que poner un poco de luz en un mundo que es a veces tan oscuro, es la mejor forma de ser feliz. Y funciona, te lo aseguro.

      Para este año recién empezado tengo tantos proyectos e ilusiones, tantos sueños y deseos, que casi llené mi tarro de cristal el día 31.

      No hay nada mejor que tener ilusiones, sin ellas no se puede vivir.

      ¡Feliz año guapetona!

  6. Hola Mónica!!
    Ya estoy de regreso por estos lares. He estado ojeando tu blog, a ver qué me había perdido. Me alegro de que hayas cumplido tantísimos deseos de los que apuntaste y metiste en ese tarro (y me ha hecho gracia, a mí también me pasa eso de guardar algo tan bien que luego una no encuentra dónde lo puso). Yo no suelo anotarlos, ni propósitos, ni nada de eso. SImplemente intento “Seguir siendo yo misma”. Gracias a Dios, lo sigo manteniendo 😉
    Nos leemos, besitos.

    1. ¡Hola Esther!, me alegra verte de vuelta.

      Verás, a mí la realidad me parece muy aburrida y estoy firmemente convencida de que existe un universo mágico que nosotros no percibimos con nuestros sentidos, pero si que notamos a un nivel más profundo, de ahí viene mi afición a escribir deseos y a poner las cosas por escrito.

      Hace poco leí: “lo que no está escrito, no existe”, yo lo subscribo 100×100.

      Besos guapa.

  7. Qué bonita eres Mónica

    Yo no escribo mis deseos en un tarro pero escribo casi a diario en mi libreta y voy proyectando sobre ella muchas cosas que quiero para mí y para otros. Y, con mi evolución y las diferentes oportunidades este ultimo año, he conseguido cosas imposibles para mí y he influido en otros en aspectos que de verdad no esperaba para nada.

    Así que supongo que el método al final no tiene mucha importancia, pero sí ir poco a poco siendo consciente de la intención que pones en el mundo y cómo el mundo te responde.

    Últimamente me sale mucho en las conversaciones diferenciar entre una persona atascada y una persona que se mueve (independientemente de su éxito aparente o de que tenga el mismo punto de vista que yo) y creo que tiene mucho, mucho, mucho que ver con todo esto.
    Intención, actitud y aún más consciencia.

    Gracias por compartirte 🙂

    1. Como tú dices, no importa cómo lo hagas, pero sí que lo hagas. Si eres realmente consciente de como responde la realidad a lo que tú anhelas, te das cuenta de que tu actitud ante la vida es fundamental.

      Como dice una amiga mía, y en relación a lo que comentas: hay mentes océano y mentes chupito. Yo prefiero ser una mente océano de todas todas.

      Gracias por verme con tan buenos ojos, sabes que el sentimiento es mutuo.

      Besicos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *