Una persona al día

Hace una semana se me ocurrió empezar un nuevo proyecto. Se llama “Una persona al día” y seguramente es otra de mis locuras. Me da igual, soy feliz cuando hago cosas nuevas.
Mi proyecto consiste básicamente en hablar al menos con una persona que no conozca cada día. Por supuesto, no se trata de hablar sino más bien de escuchar a una persona diferente cada día, escuchar con el corazón y no solo con los oídos.
Además de escuchar, también me he propuesto ser amable solo porque sí, solo porque me da la gana y porque la gente se merece ver lo mejor de mí cada día.

personas felices cielo:

Empecé con un chico musulmán que me sonrío de oreja a oreja cuando le pregunté por el Ramadán y le desee que le fuera bien en estos días. No os podéis imaginar la sonrisa que me regaló cuando aprendí a decir ¡Buen Ramadán! en árabe. Creo que nadie le había escuchado contar lo que es y lo que significa para él con tanta atención en toda su vida. Os aseguro que la que se fue más feliz soy yo.

Ayer me paré junto a una señora que sostenía su bebota en brazos y miraba fijamente el plátano que me estaba comiendo. Le regalé uno de los que llevaba en la bolsa de la frutería y la niña puso la cara más linda que os podáis imaginar. Hablé con su madre de la vida, de lo difícil que es criar a una niña sin ayuda. Me encantó lo que me dijo y espero haberle dado ánimos para seguir adelante.

Hoy me he ofrecido para corregir un TFG a una chica que veo todos los días en la biblio y que nunca me había atrevido a saludar. Todo el mundo la mira raro porque está perdiendo el pelo a causa del estrés y lleva turbante. Es encantadora y está llena de ilusiones, como yo.

He pensado que quizás mi proyecto acabe siendo un libro o una cuenta de IG o quizá nada más que mi propia satisfacción personal.

No creáis que soy una especie de Madre Teresa ni nada por el estilo, simplemente he sentido la necesidad de acercarme a los demás para encontrarme a mí misma, para descubrir qué nos hace iguales, qué nos une más que nos separa.

Me siento feliz y, sobre todo, honrada por poder compartir tantas historias y tantos sueños. Estoy convencida de que la experiencia valdrá la pena.

 

Imagen Vía Pinterest

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someone

4 thoughts on “Una persona al día

  1. Pués… que bonito proyecto, la verdad!!! sin duda diferente y valioso, para hoy y para mañana, seguro que tu te acuerdas de todas y cada una de las personas que conocerás, pero seguro que ellos, todos y cada uno, se acordarán también de ti!

    No será esta una bonita “inmortalidad”?

    1. No te imaginas la cantidad de cosas buenas que me estoy llevando estos días. La experiencia vale la pena.

      Gracias por tu comentario, guapetona.

  2. Muy buenas Mónica,
    Te escribo este comentario porque te he conocido a raíz de otro bloguero y he visto tu post.
    Realmente me siento identificado contigo, últimamente también siento esa necesidad de ser amable con la gente por la calle aunque mi situación emocional y personal me lo pone realmente dificil.
    Aun asi, lo intento, aunque sea una persona al dia, para mi por ejemplo es un paso adelante y un acto de verdadero sentimiento, es dificil de explicar.
    Para mi es como una ayuda mútua, pero sin más interés que el de ser mejor persona.

    1. Encantada de tenerte en mi casa, Fran.

      Efectivamente, intentar echar una mano a los demás, ser amable, escuchar, ponerse en la piel del otro te hacen sin duda mejor persona y te ayuda a superar dificultades.

      Me alegro de que hayas encontrado un camino que te sirva para ser un poquito más feliz.

      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *